Artista,Efemérides

ALICE IN CHAINS Y LA IRRUPCIÓN DEL GRUNGE.

Facelift es el primer álbum de estudio de la banda de grunge Alice in Chains, y fue lanzado un 21 de agosto de 1990 por la discográfica Columbia Records, un año antes de la popularización del sonido grunge que trajo el lanzamiento de ‘Nevermind’ de Nirvana, en 1991.

Un productor local escuchó un concierto de la banda y les ofreció pagarles por la grabación de un demo que se nombró The Treehouse Tapes, y que llegó a las manos de la manager de la banda Soundgarden Susan Silver, quien a su vez presentó el demo al representante de las discográficas Columbia Records y A&M Records, Nick Terzo, quien organizó una reunión con el presidente de las discográficas, Don Lenner, el cual basado en el demo, contrató a Alice in Chains para Columbia Records en 1989. 

En julio de 1990, la discográfica lanza la primera obra de Alice in Chains, el EP promocional “We Die Young”, que se volvió un gran éxito en las radios que tocaban heavy metal. Junto al productor Dave Jerden, la banda comenzó a preparar su primer álbum de estudio. Facelift fue grabado desde diciembre de 1989 hasta abril de 1990.

Con un sonido marcadamente metalero pero muy melódico a la vez, las letras del álbum expresaban depresión, angustia, malhumor y dolor. Facelift es uno de los álbumes que contribuyó a impulsar en sonido del grunge en Seatle, y fue el disco que llevó a la banda de un púbico underground a uno más amplio. La crítica especializada del sitio Allmusic valoró el álbum diciendo: “Una de las grabaciones más importantes que permitieron establecer una audiencia para el grunge y el rock alternativo”.

El álbum no fue un éxito inmediato. En los primeros seis meses vendió solo 40.000 copias, hasta que MTV puso el video de Man in the Box en alta rotación. El single llegó al puesto número 18 en el Mainstream Rock Charts, y su siguiente sencillo “Sea Of Sorrow” llegó al puesto número 27. Como resultado, en seis semanas Facelift vendió 400.000 copias en los Estados Unidos, y en el verano de 1991 el álbum llegó al puesto número 42 de la Billboard 200, convirtiéndose en el primer álbum grunge en alcanzar más del puesto número 50 en ese ranking.