Boric por 18-O: «No dejamos ni por un minuto de valorar el trabajo de las policías»

Cuando se cumplen tres años del 18 de octubre de 2019, el Presidente Gabriel Boric condenó las «conductas destructivas y delictuales» desatadas en el estallido social, junto con entregar su respaldo al trabajo de Carabineros para combatir la delincuencia, sin olvidar las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante los últimos años.

En un extenso discurso dado por el Mandatario ante la prensa desde La Moneda, Boric recordó que existieron «actuaciones que fueron gravísimas y condenables, porque no son representativas de la labor diaria que más de 60 mil carabineros realizan día a día a lo largo y ancho de nuestro país«.

«Por eso, cuando pedimos sanciones contra los abusos policiales no dejamos ni por un segundo de valorar el trabajo que las policías hacen todos los días para proteger a la población y frenar la delincuencia», planteó.

El Presidente recordó que «el estallido social fue un campo fértil para la expansión de conductas violentas destructivas que también han dejado víctimas y secuelas, y desde todas las posiciones políticas tenemos que decirlo con claridad, esa violencia se volvió contra las propias causas del estallido al producir una creciente ola de rechazo en la sociedad, cansada de ver como el vandalismo destruye los barrios, el comercio, el patrimonio, abriéndole paso a acciones que son delictuales».

«Este tipo de violencia no es inocente, causa daño, alienta el odio, genera inseguridad y termina fomentando regresiones políticas antidemocráticas que no queremos para Chile», puntualizó.

Boric continuó diciendo que «desde la izquierda debemos ser más categóricos que nadie en poner un dique a esas conductas, en enfrentarlas sin complejos, denunciarlas y castigarlas. La protesta social no puede ser sinónimo de violencia, no puede cobijarla ni justificarla, porque va en contra de sus principios y sus propósitos y en contra de su vocación de mayoría para cambiar la realidad».

«No podemos construir un país más justo quemando los buses que transportan a los ciudadanos y ciudadanas o dejando a personas sin semáforos para cruzar la calle o a los emprendedores y trabajadores sin su fuente de ingreso, simplemente no es aceptable, como tampoco lo es ir a atacar a policías que son a fin de cuentas funcionarios del Estado que están cumpliendo un servicio que les encomienda el sistema democrático», lamentó.

El Presidente insistió: «Para ser claro, las violaciones a los derechos humanos, como daños oculares, agresiones sexuales, lesiones graves, hasta muerte, no son aceptables y a la vez, Carabineros cuenta con todo nuestro respaldo para combatir la delincuencia y asegurar el control del orden público en el estado de derecho. No hay una dicotomía entre ambas posiciones».